El sargento Ryan Sabin y su esposa Tara Sabin se entregaron a la policía, culpables de la muerte de su hijo de 11 años, Zachary Sabin.

La pareja enfrenta los cargos de homicidio y  de abusar del pequeño en reiteradas ocasiones. Según la autopsia, el hijo de 11 años falleció como producto de una intoxicación forzada luego de sus padres lo obligaran a tomar tres litros de agua sin ningún tipo de alimento.

La madrastra del niño dijo que su orina era “oscura y maloliente”. Si bien el nene no quería tomar mas agua y la estaba vomitando el padre, sargento del Ejército de Estados Unidos, le dijo que no lo hacia rápido como lo hacen en el Ejército.

 

Los asesinos
Los asesinos

El 11 de marzo a las 6:15 de la mañana Ryan Sabin llamó al 911 cuando descubrió que su hijo estaba expulsando por la boca espuma con sangre. Cuando llegaron los médicos el niño estaba acostado en la cama y ya había fallecido.

Además tenia un pañal cubierto de orina, que según la madrastra, lo usaba porque “tenia un problema médico”. El cuerpo del niño tenia varias marcas en la cabeza, brazos y piernas, producto de los golpes que ejercieron sus padres.

El informe médico determinó que Zachary antes de morir comenzó a vomitar, no hablaba y estaba somnoliento.  Angela Tuetken, la mamá biológica de Zachary, dijo que su hijo era un “alma gentil“.

 

Fuente: Mirror