En el día de ayer un micro volcó en Cochabamba, Bolivia y dejó el trágico saldo de 20 fallecidos. En el transporte viajaba Erwin Tumiri, quien ya había sido uno de los pocos sobrevivientes de la caída del avión del plantel de Chapecoense en noviembre de 2016.

En aquel suceso, murieron 71 de los 77 pasajeros del avión que trasladaba al equipo brasileño hacia Medellín para disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana contra Atlético Nacional.

El accidente se debió a una negligencia de la compañía aérea boliviana Lamia ya que el avión se quedó sin combustible a pocos kilómetros del aeropuerto de Rionegro y se estrelló.

Los únicos sobrevivieron del hecho fueron tres jugadores de la delegación, Alan Ruschel, Jackson Follman y Helio Neto, un periodista, Rafael Henzel, y dos miembros de la tripulación, Ximena Suarez y Erwin Tummuri, el protagonista de esta historia.

En el suceso de este martes, en tanto, ocurrió en una vía de circulación en Cochabamba al caer un micro de pasajeros a un precipicio de una profundidad de 150 metros, informó la policía.

En diálogo con el medio Los Tiempos, Lucía Tumiri, hermana de Erwin, dijo que se trató de otro milagro. “Está estable, gracias a Dios, una vez más se salvó”.

Luego expresó: “Me siento feliz por mi hermano. Tiene heridas en la rodilla y raspaduras en la espalda, tiene una cortadura en la rodilla y le van a costurar”, y concluyó: “Hablé con él y me dijo que está bien. Es con el poder del señor, siempre nos cuida y tiene sus tiempos”.

 

 

Fuente: TN.com.ar