Todo el Partido de los Trabajadores está sacando cuentas para ver qué pasa en la segunda vuelta, luego de una rotunda victoria del exmilitar y ultraderechista, Jair Bolsonaro. 

Nadie creía que el polémico exparacaidista que promete mano dura y tiene un discurso xenófobo, misójino y hasta homofóbico, lograra una diferencia de casi 20 millones de votos.

Para pasar en limpio, Bolsonaro tuvo 48 millones de sufragios a su favor, contra los 29 millones de Fernando Haddad, siendo la acumulación de votos más grande desde la vuelta de la democracia. 

Muchos dicen que este resultado es irremediable. Pero hay algunos números a tener en cuenta que podrían torcer la balanza. Como por ejemplo, aquellos que se abstuvieron de ir a votar. 

Unos 30 millones de electores optaron por no presentarse a los centros de votación, pese a que es obligatorio. Además, otros 10 millones votaron en blanco: hay que ver qué deciden ante la llegada de un polémico como Bolsonaro. 

Pero por otro lado, están los votos de los contrincantes de ambos candidatos polarizados, donde podría haber una transferencia hacia Haddad. Aunque también lo podría haber para Bolsonaro y ampliar aún más su diferencia. 

Lo cierto es que el PT perdió en casi todos los principales estados. Con un Lula detenido y acusado de "corrupción", y con los medios de comunicación -al igual que en Argentina- disparando contra el Partido de los Trabajadores a cada segundo, se hace cuesta arriba esta nueva elección presidencial. 

 

Fuente: Diario Registrado