La situación epidemiológica en Brasil es una de las peores en la región latinoamericana. Sin política sanitaria y con un presidente que alentó las protestas contra la cuarentena, ahora Jair Bolsonaro – que presentó síntomas compatibles con coronavirus- le dice a sus seguidores que mantengan la distancia social.

Tras realizarse una serie de exámenes médicos, se dirigió a los partidarios que lo esperaban fuera del Palacio Da Alvorada y aseguró que sus pulmones están “limpios, está todo bien”.

“Estoy evitando el contacto con la gente. No puedes acercarte mucho, una recomendación para todo el mundo”, expresó el mandatario a sus seguidores, luego de que éste desde que inició la pandemia decidió minimizar el daño del coronavirus y llamó a romper la cuarentena constantemente sin respetar la distancia social.

Hasta el lunes, Brasil contabilizó en total 65.000 muertes y 1,6 millones de contagios en el país.

En paralelo, medios locales comenzaron a compilar la lista de funcionarios, empresarios y actores políticos con quienes Bolsonaro se reunió en los últimos días, considerando que, de dar el mandatario positivo, estos corren el riesgo de haber contraído la enfermedad de él.

Entre ellos se destacan el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y el embajador de Estados Unidos en el país, Todd Chapman. Una foto publicada en los últimos días muestra a Bolsonaro abrazando a Araújo en el marco de una reunión en la que participaron al menos otras seis personas. Ninguna de ellas usa mascarilla o mantiene distancia.

El mandatario recibirá el resultado del test el martes alrededor del mediodía. Bolsonaro, de 65 años, también señaló que su tasa de oxigenación en sangre había bajado 96% e informó que está tomando hidroxicloroquina, el polémico medicamento antiviral que algunas personas defienden como tratamiento eficaz contra la COVID-19 mientras que otros rechazan por su presunta peligrosidad e inefectividad.

 

Fuente: El destape