La fuerza del "Me Too" logró que muchas cuestiones no sean pasadas por alto en Hollywood y en el resto del mundo. La figura de Woody Allen, por ejemplo, volvió a ser centro de repudio tras las acusaciones de abuso sexual lanzadas por su hija adoptiva Dylan Farrow.

Lo llamativo es que un popular actor español mostró su apoyo al mítico director: Javier Bardem (49), marido de Penélope Cruz.

"Volvería a trabajar con él mañana", reiteró durante el Festival de Cine Lumière, al ser interrogado sobre el realizador de Vicky Cristina Barcelona, cinta por la que Penélope Cruz ganó el Oscar a mejor actriz de reparto en 2009.

Según Variety, Bardem comenzó su discurso reafirmando que Allen "es un genio" y que, pese a las graves acusaciones a las que se enfrenta desde 2007, no fue declarado culpable de ningún delito hasta el momento.

”Hoy, once años después, es la misma acusación. Las acusaciones públicas son muy peligrosas. Si algún día hay un juicio y se prueba que es cierto, cambiaría mi opinión, pero en este momento, nada ha cambiado”, expresó. Esto despertó descontento en medio de un año convulsionado para Allen, a quien muchas de las estrellas que rodaron a sus órdenes renegaron de su figura.

"Una gran provocación la de Javier. No puede endiosar a un abusador y pedófilo", lanzó una usuaria de Twitter sin imaginar que nacería la polémica en redes sociales. "¿Qué tiene que ver el arte con la vida privada? ¿Cuántas basuras fueron buenos en lo suyo?", respondió otro usuario y el debate continúa.

 

Fuente: Clarín