Ocurrió en una reserva muy importante de Sudáfrica, cuyo propietario contó que ingresaron al lugar de manera ilegal con un fusil y un hacha. ¿El motivo? Cazar rinocerontes. 

Pero al día siguiente los encontraron muertos y con sus cuerpos mutilados. Los cazadores recibieron de su propia medicina y fueron interceptados por una manda de leones que los sorprendió en la noche y se los devoró.

"Se encontraron en medio de una manada de leones, un gran grupo aparentemente, y no tuvieron demasiado tiempo para reaccionar", explicó a la agencia de noticias AFP el propietario de la reserva.

Miles de rinocerontes mueren cada año África, sobre todo por sus cuernos, muy apreciados por los adeptos de la medicina tradicional china y la vietnamita.

En el continente africano, quedan 5.000 rinocerontes negros, 1.900 de ellos en Sudáfrica.

 

Fuente: Diario Registrado