La ciudad de San Pablo, la más grande de Brasil y una de las urbes más gigantes de Sudamérica, anunció este lunes la contratación de al menos 50 vehículos de transporte escolar  para trasladar cadáveres de fallecidos por Covid-19 de los hospitales a los cementerios con el objetivo de no extender el colapso sanitario al sistema funerario.

La municipalidad de San Pablo publicó un comunicado donde da a conocer la medidad y detalló que busca duplicar el transporte de restos ya que actualmente hay 45 vehículos destinados a ese fin.

Además, las clases presenciales fueron completamente suspendidas por lo menos hasta el 5 de abril.

El sistema funerario también debió aplicar un plan de emergencia ya que aumentaron en marzo un 30% los entierros en cuatro cementerios públicos.

El cementerio municipal del barrio Vila Formosa tuvo el 21 de marzo problemas para la liberación de cuerpos de víctimas de Covid-19.

San Pablo tiene más del 90% de ocupación hospitalaria y como el resto del país se encuentra bajo el asedio de la segunda ola de coronavirus desde febrero.

El 64,4% de los infectados de coronavirus corresponde a víctimas de la variante P1, la poderosa cepa de Amazonas surgida en la ciudad de Manaos en noviembre pasado.

San Pablo contabiliza el escalofriante número de 21.000 víctimas fatales por Covid-19.


Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia en todo el mundo, acumulaba 12.534.688 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 1.309.541 personas tenían la infección activa y 312.206 murieron por la enfermedad, según el último balance del Ministerio de Salud, publicado anoche.

 

 

Fuente: Télam.com.ar