Cognito lanzó una trágica profecía ante su público: les preguntó qué ocurriría si sufría un derrame cerebral en plena presentación. “Me imagino sufriendo un ataque y despertándome hablando en galés”, bromeó con su verba filosa.

Pero aquellas palabras fueron la antesala para algo terrible. A los pocos minutos de esa broma, Ian comenzó a sentir que se desvanecía, no hacía pie y tuvo que sentarse con dificultad en una silla, donde quedó inmóvil. El público pensó que eso era parte de la broma y siguió riéndose.

Pero algo estaba mal, muy mal. Entonces, dos enfermeras -que presenciaban el show y estaban fuera de servicio junto a un oficial de policía- lo socorrieron y comenzaron a practicarle RCP (reanimación cardiopulmonar) al mismo tiempo que se llamó a una ambulancia.

Según los servicios médicos, falleció sobre el escenario mientras el público atónito no podía creer lo que estaba viendo. “Salimos sintiéndonos muy enfermos, nos quedamos sentados allí durante cinco minutos observándolo, riéndonos de él”, declaró uno de los espectadores.