Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II, falleció en la mañana de este viernes a los 99 años de edad.

Según dio a cononcer la familia real británica, Felipe falleció en el palacio de Windsor. En el último año se agravó su estado de salud.

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina ha anunciado la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. Su Alteza Real falleció en paz esta mañana en el Castillo de Windsor ”, anunció la casa real británica en Twitter.

Felipe y la entonces princesa Isabel contrajeron matrimonio en 1947 después de un noviazgo que encantó a un país que aún se recuperaba de los estragos de la Segunda Guerra Mundial.

En sus siete décadas de servicio, Felipe solía acompañar a la reina en compromisos reales y dirigía miles de sus propias apariciones en solitario. Una vez se refirió a sí mismo como "el descubridor de placas con más experiencia del mundo", mientras que la reina lo elogió como su "constante fuerza y guía".

El duque era conocido por sus comentarios espontáneos que a menudo mostraban un ingenio rápido pero ocasionalmente caían mal, a veces de manera espectacular. Felipe siguió haciendo apariciones públicas hasta bien entrados los 90 y se retiró en agosto de 2017.

La avanzada edad de Felipe significaba que su salud había sido objeto de gran atención en los medios de comunicación en los últimos años. En diciembre de 2019, fue trasladado al hospital como una "medida de precaución" por lo que el Palacio de Buckingham describió como una condición "preexistente".

 

 

Fuente: Minuto Uno