Un hombre de 60 años de edad murió luego de que unas tumbas antiguas colapsaran cuando este caminaba por encima de ellas. Mientras se movía por los alrededores del cementerio, el ciudadano oriundo de Guadalajara, México, cayó siete metros de profundidad dentro de una de las fosas que se encontraba por allí. El episodio tuvo lugar durante el funeral de la esposa del viudo.

Ni bien se produjo el accidente, los allí presentes llamaron al servicio de salud para que pudieran asistirlo lo antes posible. Las ambulancias llegaron en pocos minutos. Se valieron un sistema de poleas y sogas para poder retirar al accidentado desde dentro del agujero. Luego de varios minutos, el personal de rescate logró sacarlo del lugar donde se encontraba.

El cementerio donde ocurrió el fatídico hecho, denominado el Panteón de Mezquitán, estaba repleto de carteles que advertían sobre la “presencia” de tumbas viajes. En dichos carteles, se especificaba estrictamente que estos sepulcros podían colapsar o romperse en cualquier momento. Sin embargo, el hombre, conmocionado por el funeral de su esposa, no les prestó atención alguna y pasó por encima de ellos.

 

Fuente: la100radios.com