Una mujer de 69 años, que había contraído Covid-19 y estaba en coma desde hace dos meses en un hospital de Estados Unidos, sorprendió a su familia al despertar justo en el día que iban a desconectarla.

Con una llamada telefónica, los médicos cancelaron la organización del velorio de Bettina Lerman. Sus parientes habían conseguido ya el ataúd, la lápida y hasta organizado el velorio. Incluso habían donado parte de sus cosas y cancelado el contrato de alquiler.

Su hijo Andrew Lerman contó a la cadena WMTW que le dijeron que fuera al hospital de inmediato. Cuando preguntó qué pasaba, el médico le dijo: "Bueno, no pasa nada. Tu madre se despertó". "Literalmente dejé caer el teléfono. Se suponía que íbamos a interrumpir el soporte vital ese día", explicó Andrew.

Es que Bettina no había respondido al tratamiento contra el Covid-19 durante semanas y otras enfermedades que padecía, como diabetes y problemas cardíacos, por los que se sometió a una cirugía de bypass hace un par de años, agravaban su estado. 

La mujer comenzó a mostrar síntomas a principios de septiembre y le pusieron un respirador el 21 de ese mismo mes. Si bien dieron a conocer ahora cómo despertó del coma, lo hizo el pasado 29 de octubre. 

La madre, el hijo y el padre no estaban vacunados. Sin embargo, Andrew dice que se vacunará lo antes posible. 

"Tuvimos una reunión familiar con el hospital porque mi madre no despertaba. Dijeron que sus pulmones estaban completamente destruidos. Había un daño irreversible", contó.

Agregó que su madre es religiosa y también lo son muchos de sus amigos que estuvieron rezando por ella. Y continuó: "No pueden explicarlo desde el punto de vista médico. Quizás sea del lado religioso. No soy tan religioso, pero estoy empezando a creer que hay algo que la ayudó. No sé".

"Sabe dónde está, quién es, es tan aguda como siempre. Por lo general, cuando alguien sale de un coma así, dicen que los pacientes tienen delirio y están muy confundidos. Desde el primer día, ella no ha experimentado nada de eso", indicó Lerman, quien consideró como "un milagro" lo que ocurrió con su mamá. 

Bettina, quien tiene una serie de condiciones de salud preexistentes, permanece en una condición "grave", dijo a CNN un portavoz del hospital. Está internada fuera de terapia intensiva, pero aún necesita oxígeno, dijo su hijo.

Fuente: Crónica.com.ar