Venezuela denunció este jueves la presencia del buque destructor de misiles guiados USS William P. Lawrence (DDG-110) de la clase Arleigh Burke de la Armada de EE.UU. a 16,1 millas náuticas de sus costas, acción que considera como "intenciones intimidatorias" por parte del Comando Sur estadounidense, que dirige las operaciones.

Según el comunicado, publicado por el canciller venezolano, Jorge Arreaza, en su cuenta en Twitter, la Armada Bolivariana hizo contacto con la embarcación, desde la cual han respondido que realizan "operaciones de patrullaje contra el narcotráfico".

Sin embargo, las autoridades venezolanas señalan que "llama profundamente la atención el empleo de un buque de guerra con capacidad misilística de largo alcance, para desarrollar supuestas operaciones de esta naturaleza".
 

Jorge Arreaza M on Twitter

 

Por ende, Caracas considera que "se trata a todas luces de un acto deliberado de provocación, por demás errático e infantil, que pone de manifiesto el poco rigor profesional del Comando Sur de los EE.UU.".

Ante ello, el país sudamericano expresa que no caerá "en absurdas provocaciones que pretenden alterar la paz y seguridad del pueblo venezolano y los hermanos pueblos caribeños"; además, insiste en que protegerá su soberanía e integridad territorial, en apego a las leyes internacionales.

En julio pasado, Venezuela denunció un acto similar, cuando el buque de guerra USS Pinckney (DDG-91) también incursionó en su zona contigua.
 

¿Qué dice el Comando Sur?

Desde el Comando Sur de EE.UU. han confirmado la presencia del buque, pero señalan que el Gobierno venezolano "reclama indebidamente controles excesivos sobre esas aguas internacionales".

En el comunicado aseveran que realizan acciones de lucha contra el narcotráfico, pero hacen mayor énfasis en que el USS William P. Lawrence, al igual que el USS Pinckney en julio, hace una "operación de libertad de navegación en el Mar Caribe".

"La Marina estadounidense lleva a cabo operaciones de libertad de navegación en todo el mundo para demostrar el compromiso de los EE.UU. de defender los derechos, libertades, acceso y usos legales de las aguas internacionales y el espacio aéreo garantizados a todas las naciones", manifiesta.

Fuente: RT