Un simple lengüetazo de su perro le costó a Greg Manteufel parte de su cuerpo. Este hombre de Estados Unidos sufrió la amputación de sus piernas y manos debido a una inusual infección de la sangre que contrajo luego de ser lamido por su mascota.

Manteufel, de 48 años, permanece hospitalizado en una clínica del área de Milwaukee y si bien los doctores creen que lo peor ya pasó, el hombre necesitará más cirugías ya que todas las áreas del cuerpo y tejido se vieron afectadas por la bacteria y la sepsis.

Su esposa, Dawn Manteufel, dijo que su marido estaba perfectamente sano hasta que comenzó a tener síntomas parecidos a los de la influenza, con fiebre y vómitos. Luego, comenzaron a aparecer manchas en su piel. “Parecía que alguien lo golpeó con un bate de béisbol”, explicó la mujer.

Tras realizarle varias pruebas le detectaron que había contraído una infección de una bacteria identificada como Capnocytophaga canimorsus, que se transmite a través de la saliva de los perros y los gatos.

En personas con un sistema inmunológico debilitado o con pocas defensas puede causar infecciones graves. Uno de los síntomas más frecuentes es la aparición de ampollas alrededor de la herida por mordedura, enrojecimiento o hinchazón, fiebre, diarrea, vómitos, dolores de cabeza y dolor muscular y articular.

Munoz-Price indicó que la infección es rara y que 99% de las personas con perros nunca contraerán la bacteria.

 

Fuente: Clarín