Piratas del Caribe es una de las atracciones más populares del Magic Kindom de Disney. De hecho, con los años saltó a la pantalla grande para convertirse en una de las sagas más taquilleras de la historia.

Lo que pocos saben, es que detrás de la atracción había un escabroso secreto: algunos de los cadáveres era reales. Esta información fue publicada por el productor Jason Surrel en su libro “Pirates of the Caribbean: From the Magic Kindom to the Movies” (Piratas del Caribe: del Magic Kindom a las películas”).

Según cuenta, los primeros esqueletos que se armaron para la producción no convencieron. Sentían que no eran creíbles y que se notaban que eran falsos.

Es por ello que decidieron recurrir a esqueletos reales para adornar la atracción. Para conseguirlo, contactaron al UCLA Medical Center.

Después de un tiempo, cuando se mejoraron las técnicas para crear cadáveres más convincentes, los reales fueron reemplazados y devueltos. Una leyenda urbana, como tantas que existen alrededor de Disney, cuenta que algunos de ellos no fueron removidos y continúan allí.

 

 

 

Fuente: Ámbito.com