El polémico experimento fue desarrollado por un equipo de investigadores de España, China y EEUU.

El español Juan Carlos Izpisua es quien lidera al grupo del Instituto Salk de EEUU que, según se conoció el día de hoy, logró crear los primeros embriones de mono con células humanas.

Estos organismos son conocidos con el nombre de ''quimeras'' debido a que contienen células de dos o más especies.

El experimento consistió en inyectar células madre de humanos en embriones de primates.

Tres de los 132 embriones que llegaron a crear lograron crecer fuera del útero durante 19 días.  Más de un centenar logró desarrollarse dentro de las diez primeras jornadas.

El proyecto consistía en inyectar 25 células madre humanas a los embriones de mono seis días después de su creación. En concreto, utilizaron células madre reprogramadas pluripotentes humanas (capaces de convertirse en todo tipo de células del cuerpo) con una proteína fluorescente y las insertó en embriones de macacos en placas de ensayo.

Los resultados del proyecto, iniciado en 2019, se conociero este jueves y fueron publicados en la revista especializada Cell.:

El uso de quimeras, rodeadas siempre de un debate ético, “puede ser realmente muy útil para hacer avanzar la investigación biomédica no solo en las primeras, sino también las últimas etapas de la vida”, afirmó Izpisua.

Y detalló que “algún día podría dar lugar a la capacidad de generar tejidos humanos para el trasplante, en corazón o riñones, y también podría ayudar a testar nuevos medicamentos para enfermedades humanas con más precisión que en los modelos animales tradicionales”.

En palabras de los investigadores, los organismos creados también suponen una nueva plataforma para estudiar cómo surgen enfermedades como el cáncer, para lo que podrían diseñarse genes asociados con ciertos tipos de cáncer en una célula humana que se inserte en un modelo quimérico.

 

 

 

Fuente: huffingtonpost.es