Los cadáveres de dos mineros fueron encontrados por las brigadas de auxilio que trabajan en el rescate de un número indeterminado de operarios que quedaron atrapados en un yacimiento de oro que se derrumbó el viernes en Nicaragua.

Las versiones sobre la cantidad de personas que siguen atrapadas en la mina ubicada en el sur de país van de ocho a 18 o más, aunque las autoridades todavía no brindaron información exacta sobre esa cantidad.

Mientras trabajan rescatistas y efectivos de la policía y el ejército, ayudados con una máquina retroexcavadora, hasta el momento solo se hallaron los cuerpos sin vida de dos personas: "Hemos encontrado dos cuerpos identificados como Israel Sequeira y Santos Herrera", confirmó el representante del gobierno en la zona, Johnny Gutiérrez, a la web oficial 19 Digital.

Gutiérrez agregó que "continúan las labores de rescate que pueden concluir en las próximas horas, o a más tardar mañana", reprodujo la agencia de noticias AFP sobre el accidente ocurrido el viernes en la mina ubicada en la comunidad La Esperanza, en Río San Juan, 200 km al sudeste de Managua.

El dirigente de la organización ambientalista Fundación del Rio, Amaru Ruiz, explicó a AFP que el derrumbe tuvo lugar en un cerro donde los mineros artesanales, conocidos como "güiriseros", cavaron -a lo largo de estos años- varios túneles. Como "el cerro venía siendo socavado por las lluvias de todos estos meses y el material es arcilloso, colapsó", explicó Ruiz.

Se estima que en Nicaragua hay unos 3.000 mineros artesanales que excavan por cuenta propia en busca de oro y cerca de 5.000 que trabajan formalmente en empresas mineras establecidas en el país.

 

 

Fuente: Minuto.com