Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, dijo que mantuvo relaciones sexuales con Trump en 2006, cuando él estaba casado, algo que Trump niega. Ella entabló una demanda contra Trump y su abogado personal de mucho tiempo, Michael Cohen, pues busca invalidar un acuerdo de confidencialidad que firmó días antes de la elección presidencial de 2016.

Mientras el presidente Donald Trump ejercía su poder el lunes por la noche al nominar a Brett Kavanaugh para ocupar un cargo en la Corte Suprema de Estados Unidos, la actriz porno Stormy Daniels ejercía el suyo como a un kilómetro de distancia, con nada más puesto que unos zapatos de tacón negros.

"Ella es una de las personas que podría derribar a Donald Trump", dijo Diana Lautenberger, de 34 años, quien asistió al club nocturno donde Daniels se presentó. Lautenberger dice trabajar para una organización no lucrativa.

"Estamos aquí para apoyarla", dijo entre risas Jim Simpson, de 66 años. "Necesita dinero".

Keith Swann pagó 20 dólares y pasó a un lado de las pulseras, abridores de botellas y camisetas con la impresión #TeamStormy, hasta llegar al lado de Daniels.

"Quería conocer a la mujer que puso una demanda contra el presidente", le dijo Swann a la actriz porno que se despojó de todo durante su baile de 15 minutos.

"Esa debo ser yo", respondió Daniels.

 

Fuente: Clarín