A través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, la Casa Rosada explicó que la doble indemnización establecida mediante otro decreto hace algunos meses será exclusiva para el sector privado. Por lo tanto, advirtió que "una interpretación que condujera a extender los alcances del referido decreto al ámbito del sector público nacional estaría desprovista de toda razonabilidad".

Además, denunció "distorsiones" en la aplicación de dicha doble indemnización, en referencia a los funcionarios macristas que se niegan a dejar sus cargos avalándose en el beneficio. "Ha tomado estado público la situación que se ha suscitado en el ámbito de distintos organismos y entidades del Sector Público Nacional, en los que altos directivos con responsabilidades jerárquicas pretenden encontrarse abarcados por las previsiones de la norma", dice el DNU.

Los casos de altos funcionarios macristas que reclamaban la doble indemnización se repetían en diversas dependencias, provocando serias trabas para la gestión. Algunas de esas dependencias quedaron con actividades mínimas. Esta problemática pudo verse en la Comisión Nacional de Valores (CNV), donde el Gobierno tardó dos meses en designar a Adrián Cosentino y al nuevo directorio por el reclamo de doble indemnización de los directivos macristas. De lo mismo se quejó Axel Kicillof respecto al directorio del Bapro.

Otro macrista "atornillado" a su cargo es el ex presidente de Arsat, Raúl Martínez, que se negó a renunciar y reclamó que lo dejen como gerente general o le paguen una doble indemnización. Como reveló este medio, lo hizo con el respaldo del propio Mauricio Macri.

 

 

Fuente: La Política Online