El presidente de Argentina, Alberto Fernández, prepara la firma de un decreto que podría quedar redactado este miércoles donde la cuarentena por el coronavirus pasará a ser obligatoria y no una recomendación, como hasta ahora. Fernández aseguró que será “delito” no cumplir el confinamiento de catorce días para los viajeros que lleguen a Argentina desde España y el resto de países de riesgo.

“La persona que cumple esa cuarentena de catorce días después de viajar tiene la obligación de quedarse y recluirse en soledad en su casa, no hacerlo voluntario como es hasta el día de hoy, que es una recomendación; ahora (hay que) hacerlo con las consecuencias que eso supone”, declaró Fernández este miércoles en entrevista con radio Delta. “Si no lo cumple estará incurriendo en un delito, que es el delito que pone en riesgo a la salud pública”, agregó el mandatario.

El código penal argentino establece penas de prisión de seis meses a dos años para quien “violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

 

Fuente: La vanguardia