El presidente Alberto Fernández y la directora ejecutiva de PAMI,Luana Volnovich, pusieron hoy en marcha el Hospital del Bicentenario de Ituzaingó, en el conurbano bonaerense, donde se dispusieron 52 camas de internación para atender casos de COVID-19.

 


“Néstor Kirchner soñó este hospital, Cristina empujó ese sueño realizando buena parte de la obra y luego
se convirtió en una metáfora del olvido. Hoy me toca a mí, junto a la directora ejecutiva de PAMI y los
gobiernos provincial y municipal, poner orden tras cuatro años de abandono a las políticas de salud”, dijo
el presidente, desde la Quinta de Olivos donde estuvo acompañado por Volnovich y el ministro de Salud
de la Nación, Ginés González García.

 

 


En tanto, por videoconferencia participó de la ceremonia el ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro;
mientras que en el hospital estuvieron presentes el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; el
gobernador bonaerense, Axel Kicillof; la ministra de gobierno bonaerense, Teresa García; el ministro de
salud bonaerense, Daniel Gollán; el intendente local, Alberto Descalzo, y el director ejecutivo del hospital,
Fernando Alí, entre otras autoridades.

 


El hospital iniciará sus actividades como un centro de salud cerrado para la derivación de personas con
COVID-19 con diferentes necesidades de cuidados, pero se proyecta como un hospital general,
especializado y de referencia para toda la región, con alcance a 10 municipios bonaerenses con un total
de 2.500.000 habitantes.

 


“El presidente Alberto Fernández con su política de medicamentos gratuitos propuso darle voz a las
jubiladas y jubilados. Eso implica combatir el viejismo, ese es el contrato social que necesitamos: nunca
más una Argentina sin Ministerio de Salud, sin vacunas. Hoy, como parte de este compromiso, ponemos
en marcha este hospital modelo para fortalecer el sistema de salud de la región”, dijo Volnovich.


El plantel del nuevo centro de salud está integrado por más de 200 profesionales entre personal de
enfermería, kinesiología, farmacia, laboratorio, hemoterapia e imágenes; médicas y médicos especialistas,
psicólogas y psicólogos y trabajadoras y trabajadores sociales.

 


El hospital cuenta con 21 respiradores y con todo el equipamiento necesario y de última generación para
las unidades de internación, donde hay 18 camas de cuidados mínimos, 28 de cuidados moderados y 6 de
cuidados intensivos; además de un sistema de diagnóstico por imágenes digitalizado, sistema de
almacenes y gestión de farmacia automatizada.

 


El modelo de atención y gestión del hospital es de cuidados progresivos y está centrado en las
necesidades de la persona, razón por la cual sus unidades de internación están organizadas en función de
esta modalidad.


Por su parte, el gobernador bonaerense destacó que hoy “Luana Volnovich dijo hoy algo muy importante:
un país no puede endeudarse por una millonada a la par que deja hospitales sin inaugurar y escuelas sin
construir. Este hospital será de referencia para la región. Presidente Fernández, esta deuda también la
arreglaste”.


Para Descalzo, “este hospital es un sueño de Néstor Kirchner hecho realidad. Hoy tenemos la suerte de
seguir avanzando en ese sueño, junto a PAMI, el gobierno nacional y provincial. Nos costó mucho, pero lo
logramos”.

 

 

En tanto, Ginés González García destacó la “decisión política” de poner en marcha el hospital y recordó
que “desde diciembre incrementamos en un 48% la oferta prestacional de nuestros hospitales, que no solo
implica una mayor dotación de camas”.


El hospital proyecta llegar a 120 camas de cuidados mínimos y moderados y 20 camas de cuidados
intensivos y estará gestionado por PAMI en conjunto con el Ministerio de Salud de la Nación, el Ministerio
de Salud bonaerense y la municipalidad de Ituzaingó.