Según publica el sitio Infocielo, en el día de ayer el gobierno ha decidido eliminar la tarifa social que protegia a los sectores más vulnerables en las costos y el acceso al servicio de electricidad.

Mediante una resolución del Ministerio de Energía -Resolución 122/2018- se establece la eliminación del beneficio mediante su traspaso a las Provincias.

Esta medida -que cuenta con la firma del ministro Iguacel- deja al 28 por ciento de los usuarios del Conurbano Bonaerense sin el beneficio. Resta definir si gobierno de María Eugenia Vidal instrumenta una medida que significará un desembolso extra de subsidios, más allá de los 25 mil millones que implica el traspaso del sistema de transporte interurbano, otro de los "regalos" que el acuerdo con el FMI le entregó a Buenos Aires.

La tarifa social regía para los sectores que consumian entre 150 y 200 kw/h por mes. Los usuarios, dentro de ese rango, podían acceder hasta el 40 por ciento de descuento en las tarifas. La eliminación de esta medida afectará brutalmente a los usuarios residenciales, quienes en septiembre deberán afrontar también aumentos del 30%.

Según se afirma en la resolución “para la continuidad del beneficio de la Tarifa Social resulta indispensable la contribución de las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el financiamiento de su aplicación en relación con los usuarios domiciliados en dichas jurisdicciones”.

 

Fuente: Infocielo