El Gobierno le dio la espalda a los trabajadores, una vez más. Y es precisamente por eso que las clases no pudieron comenzar ayer tal como estaba previsto en el calendario escolar. ¿A quiénes culpan desde el oficialismo? A los gremialistas, claro. Piden que “negocien con los chicos adentro” pero el paro nacional de ayer fue “contundente”.

La Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) se movilizó ayer a la Plaza de Mayo, en reclamo de la apertura de una paritaria nacional, e iniciaron un paro por 72 horas. El apoyo fue total y es por ello que el titular de Suteba, Roberto Baradel destacó: "El paro fue masivo y contundente: el 93% a nivel nacional".

En esa línea, Baradel explicó que los docentes pretenden: "que nos reconozcan la pérdida de poder adquisitivo". "Pedimos que el Gobierno nacional cumpla con la ley y convoque la paritaria nacional. Lo de Alejandro Finocchiaro es una falta de respeto a los docentes", agregó la secretaria general de la Ctera, Sonia Alesso.

Por su parte, el secretario general UTE-Ctera, Eduardo López, señaló que “las clases empezaron en la calle. Estamos acá porque el gobierno incumple la ley y mercantiliza la educación”.

 

 

Fuente: Infonews.