Juntos por el Cambio, la alianza oficialista, recibe dos pésimas noticias a nivel nacional a días de las PASO.

En primer lugar el intendente de San Luis, Enrique Ponce -quien fuera candidato a vicegobernador por Cambiemos hace apenas un mes y medio- abandonó a Mauricio Macri.

Según sostiene La Política Online, Ponce "culpó a la situación nacional por la derrota (en San Luis) y comenzó a despegarse del macrismo". Por esta razón, anunció que retiraría su frente San Luis Unido de Juntos por el Cambio y por tanto quita su apoyo a la fórmula Macri-Miguel Pichetto.

Por otra parte, una jugada de la UCR santafesina detona puertas adentro la campaña del oficialismo nacional: el radicalismo de Santa Fe repartió en la provincia la nómina de sus precandidatos a diputados pegada a la fórmula presidencial.

Sin embargo, la Cámara Federal Electoral los obligó a presentar la lista corta y podrían correr el riesgo de que sean impugnados en las urnas.

El conflicto despertó cuando Marcos Peña bajó la negativa de que haya más de una boleta de Juntos por el Cambio en las PASO.

"Tenemos que cambiar la forma de hacer política porque queremos más democracia, terminar con las actitudes anti republicanas pero si no lo aplicamos hacia adentro estamos en un problema. Me cuesta creer que no podamos ejercer estos principios básicos de la democracia", declaró Martín Rosúa -quien encabeza la lista de diputados- durante una conferencia de prensa con duras críticas al PRO.

 

Fuente: La Política Online