El presidente Mauricio Macri fue denunciado porque envió al submarino ARA San Juan a realizar “investigaciones” a una zona donde no debía estar. El perito Oscar Bojanic enfatizó que el “máximo responsable del desastre del ARA San Juan es el presidente Mauricio Macri porque lo envió a espiar a una zona de combate”.

En esa línea, Bojanic señaló que los marinos murieron “en un acto de guerra en un teatro de operaciones militares” y responsabilizó a la jueza del caso por sus “injustificables demoras” para que desaparezcan todas las pruebas. El ingeniero naval querellante advirtió sobre un “proyecto ultrasecreto de la zona de 75.000 km cuadrados costa afuera como un negocio privado que quiere controlar el gobierno”.

El submarino ARA San Juan naufragó como consecuencia de “una mina antisubmarina o un misil antibuque” mientras realizaba tareas de espionaje de tipo empresarial sobre una zona de aguas internacionales en las que yacen reservas de gas y petróleo siete veces superiores a Vaca Muerta.

“La calota del Ara San Juan está construida de un acero HY80 de 35 mm de espesor, eso resiste un cañonazo de un tanque de guerra calibre 88. En una de las fotos que dejó trascender la jueza de la causa se observa que la calota está totalmente destruida. Para lograr ese nivel de destrucción se necesitan 300 kilos de TNT y es imposible que por la explosión de hidrógeno o la implosión por la profundidad se obtenga tamaña destrucción. Lo único que pudo haber destruido esto es una mina antisubmarina o un misil antibuque”, declaró Bojanic.

El fiscal Di Lello es quien elaboró un informe sobre el estado de la Defensa Nacional justamente a partir del hecho ocurrido con el submarino el 15 de noviembre de 2017.

El perito explicó que el submarino estaba espiando una zona que denominó “Ballena Viva”, un territorio de 75 mil kilómetros cuadrados con una profundidad de entre 50 y 120 metros situado a 500 kilómetros costa afuera. “Recuerdo que la zona económica exclusiva alcanza a 370 kilómetros”, dijo.

“Aranguren sabe que hay 25 empresas petroleras trabajando en la zona. Esa zona se ha convertido en un teatro de operaciones militares privadas donde actúan las empresas Moran, Wagner, EUELEN, Academi, Black Water. Entre ellos son conocidos en la jerga de los militares privados como War Lords”. Y agregó: "Aranguren necesitaba saber cuántos y quiénes estaban trabajando en la zona. Por eso mandaron al ARA San Juan a espiar”.

 

Fuente: Minuto Uno