Con 47 votos a favor y 2 en contra, el Senado nacional le dio media sanción al proyecto de financiamiento político que tanto deseaba la Casa Rosada. El kirchnerismo no participó del debate, mientras que el peronismo federal se acomodó junto a Cambiemos.

La principal polémica se centró en que se aprobó el financiamiento por parte de las empresas pero se rechazó el de los sindicatos. Esto despertó la queja de Miguel Ángel Pichetto, quien pidió revisar la prohibición sobre los aportes de las organizaciones gremiales.

El senador por la Ciudad de Buenos Aires Francisco "Pino" Solanas aseguró que mediante este proyecto "estamos ante una nueva vuelta hacia atrás, degradante, para la democracia: estamos ante la privatización de la política". Con un tono más conciliador, pero con quejas se mostró el ex gobernador de Misiones Maurice Closs, quien destacó "un consenso con un sistema mixto" para limitar los aportes privados.

Por pedido del peronismo federal se trató este artículo pero la votación no fue favorable por lo que se espera que haya fuertes cambios en Diputados.

 

Fuente: Política Argentina