"Los docentes van a ir a trabajar. Yo no voy a negar que tengamos la desgracia que en alguna escuela eso no suceda. Pero la realidad es que los docentes van a ir porque están arreglando su situación salarial", desafió el Ministro, que repitió que la paritaria se cerró este jueves en Capital Federal. 
Parece ser totalmente indiferente al paro de 72 horas anunciado por CTERA y los gremios docentes bonaerenses (Suteba, Sadop, Uda, Amet y Udocba), paro que una vez más, como todos los años en los que el Gobierno no responde al reclamo de los maestros, pone en riesgo el inicio del ciclo lectivo en la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia. 

Pero el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, aseguró que "las clases comienzan el 6 de marzo".
Dejó una advertencia casi a modo de amenaza latente: "No creo que vaya a parar un docente que recién se inicia y que este año va a ganar $49.200 de bolsillo por una jornada completa. Porque va a perder el día de salario y el presentismo por culpa de un gremio que mutó en un partido político y que le está diciendo que no vaya a trabajar."

Sin embargo las declaraciones del responsable de Educación esconden datos engañosos.
En primer lugar, utiliza la cifra de  $49.200 de bolsillo por “una jornada completa” cuando en realidad  se refiere a un doble turno.  

Por otro lado tampoco se condicen a responder al reclamo en sí del sector, ya que solo hace referencia a los docentes que recién inician, una pequeña parte respecto a la totalidad de los trabajadores.
Esto no es un capricho estadístico, más bien responde a una estrategia del Gobierno, que ofrece “buenas condiciones” para quienes recién comienzan a dar clases, pero no soluciona el reclamo de fondo respecto a la pérdida de todos los docentes con antigüedad gracias a la inflación del último año. 

Respuesta sindical:

Desde SUTEBA denunciaron esta maniobra con un cuadro que muestra una comparativa del acuerdo para quienes tienen antigüedad.

Sonia Alesso, titular de CTERA, por su parte afirmó durante la conferencia de prensa en la que se anunció la medida de fuerza para el 6 ,7 y 8 de Marzo, que “se tiene que discutir el piso salarial nacional de los docentes. También sobre infraestructura, programas socioeducativos”. La central nacional exige que el Gobierno convoque a la paritaria nacional docente, como forma de establecer un acuerdo salarial a nivel nacional. .
 

Macrismo y pérdida salarial docente:
Un informe realizado recientemente por el CEPA (Centro de Economía Política Argentina) reveló que entre 2018 y 2017, la pérdida promedio de poder adquisitivo de este sector alcanzó el 7% si se considera el bono de $7.000 abonado en diciembre. Sin embargo, el punto de inicio de la paritaria es mucho más bajo: 16% menos respecto del promedio de 2017.

 


Y peor aún resulta la comparación con 2015, ya que si se considera el promedio de poder adquisitivo de 2015, el promedio de 2018 se mantuvo casi 12% por debajo, mientras que si se compara el salario de diciembre de 2018, la caída es algo más de 20%.
 
 Si se considera el valor equivalente en pesos del salario docente, es posible concluir que si en 2017 un docente cobraba el equivalente a $25.795, en 2018 percibió solo $24.005 mensual. Siguiendo esta metodología, en diciembre de 2018 ese mismo docente cobró $21.746. En términos equivalentes, ese mismo trabajador en 2015 se hizo de $27.216 (2) mensuales.

 

 

Así, desde que el macrismo llegó al poder, con Vidal en Provincia de Buenos Aires el deterioro salarial de los docentes ha sido sostenido.
Sin embargo, y a pesar de conocer esta realidad, Finocchiaro dijo que se va a "reglamentar el derecho de huelga porque estas medidas no pueden quedar al arbitrio de dos o tres personajes que no son representativos de los maestros y manejan la educación".


La estrategia nuevamente es presentar a los sindicatos como intransigentes enfrentándolos con la sociedad cuando en realidad la propuesta de la provincia de Buenos Aires nuevamente vuelve a perjudicar a un sector al que viene golpeando hace tiempo.

 

 

Fuente: Infobae.com / CEPA