En el día de ayer comenzó a regir un insólito impuesto en el país: se trata de un derecho a la exportación de servicios basados en el conocimiento, es del 12% y estará vigente, en principio, hasta el 31 de diciembre del 2020. 

A través de un decreto publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno estableció que las prestaciones de servicios realizadas en el país, cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior sean consideradas como 'mercaderías' y paguen un canon.

Esta medida alcanza a las micro y pymes, quienes tributarán el derecho sobre el monto de exportaciones de prestaciones de servicios que en el año calendario exceda la suma de u$s 600.000.

Desde el oficialismo informaron que se considera prestación de servicios a "cualquier locación y prestación realizada en el país a título oneroso y sin relación de dependencia, cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior, entendiéndose por tal a la utilización inmediata o al primer acto de disposición por parte del prestatario".

Entre ellos, se incluyen los servicios de software, profesionales y de consultoría que se prestan en Argentina para ser utilizados en el exterior. 

 

Fuente: Política Argentina