A semanas de las elecciones generales, el candidato a gobernador del Frente de Todos, Axel Kicillof, asegura que “no se sabe cuál es el estado de las cuentas” en la provincia de Buenos Aires tras la gestión de María Eugenia Vidal y su equipo. El economista fue contundente sobre el estado financiero y económico en el que queda Buenos Aires: "Vidal deja una provincia quebrada".

El diputado indicó que “hace semanas que se viene denunciando que no publicaban el cierre del 2018 y ahora no publica los datos de ejecución de estos meses”, a lo cual, subrayó: “No sabemos cuál es el estado de las cuentas de la Provincia”.

“Tenemos datos que dicen que para cerrar el año faltan, con lo financiero, 80 mil millones de pesos. Los números preliminares están siempre muy malos y en rojo y es algo que debería contestarlo el Gobierno actual porque todavía está gobernando la gobernadora”, aseveró y reclamó que “Macri debería ocuparse de que la Provincia termine con las cuentas estabilizadas”

Puntualizó, además, que “la deuda de la Provincia en 2015 era de 9.000 millones de dólares. Hoy hay una deuda que ha pasado los 12.000 millones de dólares pero un dólar de 60 pesos”.

Sobre la relación con Alberto Fernández y con el Frente de Todos, el candidato a gobernador manifestó que el acuerdo “fue una comunión a primera vista” y aclaró: “Si bien estuvimos distanciados nunca nos diferenciamos de los objetivos que era crecer y generar empleo”. Y concluyó: “Ahora vendrá una etapa difícil porque donde había un problema, hay dos, lo que andaba bien ahora anda mal y lo que andaba mal ahora anda peor”.

 

Fuente: El Destape