La Casa Rosada buscó durante el día de ayer instalar la posibilidad de una fórmula con Macri como presidente y Vidal como vice. La estrategia se filtró en algunos medios pero ya fue desmentida por fuentes oficiales.

Desde La Plata están convencidos que la propuesta surge desde la Casa Rosada y están decididos a marcar una distancia: "A la Gobernadora no le hace gracia que se juegue con su nombre y que se especule con fórmulas imposibles" afirman sus allegados.

Todas estas internas dejan en claro la huella que dejó en Cambiemos el anuncio de la fórmula Fernández-Fernández. Desde el lanzamiento de la campaña, la fórmula subió dos puntos en las encuestas.

Cristina reconoció con su candidatura a la vicepresidencia que su figura marcaba límites dentro del espacio político que conduce, cerrando la posibilidad de ampliar el mismo e incluir otras figuras y favorecer la unidad del peronismo. Un paso adelantado de su parte, considerando que es lo mismo que Cambiemos le pide a Macri y él se niega a aceptar.

Si la jugada es exitosa y logra sellar unidad con el peronismo, Cristina se asegura una victoria en primera vuelta. Esto le pone bastante presión al macrismo y a una posible candidatura de Vidal. 

Macri sigue intentando mantener viva su candidatura. Este miércoles asistió a un encuentro de la agrupación "Defensores del Cambio". A fin de mes se conocerán los resultados de una encuesta nacional, solicitada por Durán Barba, que determinará el destino de las candidaturas.

Macri está de 10 a 15 puntos por debajo de Cristina en la provincia. De insistir con su candidatura, es muy probable que pierda, lo que dejaría a un presidencia muy débil, con la mayoría de las provincias en manos del peronismo y minoría en ambas cámaras.

 

Fuente: La Política Online