La campaña electoral del oficialismo está más complicada que nunca. La aguda crisis económica que atraviesa el país no será uno de los puntos fuertes de la comunicación macrista. En cambio, se enforcarán en las supuestas "obras" y "transparencia".

Para esto, Marcos Peña reclutó alrededor de 300 mil voluntarios de todo el país para que relaten los supuestos avances logrados por el Gobierno a través de una polémica metodología: invadir hasta en los grupos de WhatsApp.

"“Los defensores del cambio”, como se los llama puertas adentro de la Casa Rosada, serán los encargados de irradiar el mensaje que apunta sobre todo a detectar “indecisos”", afirma el sitio Info135.

El macrismo recurrirá a tener una presencia constante en los WhatsApp, apuntando sobretodo en los grupos más populares como los de “padres y madres del colegio”.

Dichos voluntarios -conectados con funcionarios de cada ministerio- recibirán videos, stickers, imágenes, audios y textos para compartir con todos sus contactos.

La primera etapa del polémico "operativo" estará centrada en dos distritos claves: la provincia y la ciudad de Buenos Aires y tienen previsto que en las próximas semanas el proceso se extiende al resto del país.

La estrategia de Marcos Peña viene a reemplazar los tradicionales timbreos que el oficialismo decidió dar de baja por el creciente malhumor social.



Fuente: Info135