Con números en la mano, los jefes comunales están convencidos que con una buena propuesta para los bonaerenses hay muchas posibilidades de ganar las elecciones. Mauricio Macri tiene un 70% de imagen negativa en la provincia y arrastró a María Eugenia Vidal, que en los últimos meses bajo 25 puntos. Un intendente contó que si el año pasado, la gobernadora con 65% de imagen positiva logró un 41% contra el 38% de Cristina, hoy que ronda el 40% y con la bronca de la gente por los aumentos de tarifas, transporte y alimentos, es ganable, ya que el peronismo mantiene firme ese porcentaje del año pasado cuando Cambiemos estaba muy bien en las encuestas.

Un jefe comunal explicó que con la imagen por el piso del presidente hay muchas posibilidades que Vidal vaya a la fórmula presidencial y que en la provincia tengan que jugar a Esteban Bullrich o Jorge Macri, el intendente de Vicente López. Ahí hay más posibilidades de ganar.

Magario se esta reponiendo de una intervención quirúrgica pero en su entorno afirmaron que todavía no es tiempo de “lanzar candidaturas”. Que ella preferiría repetir en su municipio pero “reconocen” que a veces la situación política te lleva a otros lugares. No solo figura para destronar a Vidal sino que más de un dirigente la ve como candidata a vicepresidenta en la fórmula nacional del peronismo para el año que viene.

Un escalón más abajo hay otros dos candidatos. Francisco “Paco” Durañora, intendnete de Areco, un crítico de la conurbanización que argumenta que es fundamental presentar propuestas claras al interior de la provincia. “Ya no se gana sólo con el conurbano, hay que llegar con propuestas concretas al interior de la provincia”, dice.

La otra candidata es la ex ministra de Economía, Silvina Batakis, una economista que conoce en profundidad la provincia de Buenos Aires y como salir del atolladero económico que Cambiemos llevó a Buenos Aires, con la brutal deuda externa, la cual aumentó por la devaluación en un 30%.

Quien ya no tiene más chances de pelear el cargo es Gustavo Menéndez, quien se equivocó más de una vez en buscar aliados que molestan al peronismo bonaerense como Diego Bossio, Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa, todos enemigos declarados de Cristina Kirchner, quien hoy sigue siendo la figura más importante en la provincia.

Anoche, un jefe comunal que tiene dialogo con la ex presidenta contó que ella no aspira a ser candidata pero que intervendrá en las candidaturas a nivel nacional y provincial.

Algunos dirigentes como Fernando Espinoza consideran que para el año que viene hay que sumar la mayor cantidad de dirigentes como los massistas Felipe Solá y Daniel Arroyo, que ya vienen trabajando en la unidad del peronismo a nivel nacional y si se puede a Ricardo Alfonsín, hoy totalmente alejado del la dirigencia radical.

La gran duda que tienen los jefes comunales es llegar a un consenso para que haya un sólo candidato, el que mejor mida, o ir a una gran PASO bonaerense con dos candidatos fuertes (Insaurralde y Magario) sin cometer el error del 2015 con la guerra feroz entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez.

“Aquí los intendentes estamos divididos entre un candidato de consenso o una PASO. Se verá el próximo año pero lo importante es que ya empiecen todos a caminar la provincia”, dice un jefe comunal que pide reservar su nombre por que no se definió todavía por ningún candidato.

 

Fuente: info135.com