El candidato Alberto Fernández fue recibido por el bloque del PJ del Senado, presidido actualmente por Carlos Caserio. Fernández consiguió el respaldo del grupo conducido anteriormente por Miguel Ángel Pichetto, aunque aceptó que no habrá un interbloque con Cristina Fernández.

José Mayans fue impulsor de dicha propuesta, pero quedó atrás luego de la asignación de Caserio como jefe del PJ en el Senado, quien aceptó trabajar con Fernández a pesar de la preferencia de Schiaretti por Mauricio Macri.

Fernández se manejó con mucha discreción y enfatizó en la idea de unidad que fomentan este tipo de encuentros. Además, invitó a terminar con los resentimientos del pasado y conciliar con Cristina Fernández y sus dirigidos.

Caserio le solicitó a Fernández un discurso de campaña orientado hacia el centro del país, la zona productiva de Córdoba, Santa Fé y Entre Ríos, donde el oficialismo va muy bien con los votos.

Fernández confesó su expectativa de sumar en alguna sesión el respaldo de los tres senadores de Santiago del Estero y los dos de Misiones, cuyos líderes políticos dejaron sus huellas en la reunión con gobernadores que tuvo unas horas antes. 

"Todos son senadores muy respetados y muy representativos de sus provincias. Hablamos de los problemas que nos preocupan, del futuro y del compromiso de la campaña", celebró Fernández ante la prensa.

 

Fuente: La Política Online