Parte de la "renovada" campaña de Mauricio Macri es lanzar una propuesta gubernamental por día que tendrá cumplirá en caso de ser reelecto.

En el día de ayer se dio una curiosa situación: el Presidente lanzó una de sus propuestas pero al observar que podría tener impacto negativo en parte de su electorado decidió dar marcha atrás con la medida en la tarde.
"Vamos a prohibir que los civiles compren o importen, tengan consigo o en sus casas, fabriquen y utilicen armas de guerra. Son un peligro para las familias y para las fuerzas armadas y de seguridad, que se enfrentan a las mafias todos los días. Vamos a eliminarlas de la calle", expresó Macri en su cuenta de Twitter.
 

Mauricio Macri on Twitter

Parte de su electorado -de ultraderecha y defensor del uso de armas por parte de usuarios civiles- salió a cuestionarlo en duros términos.

Por esta reacción, el Presidente decidió justificarse son una insólita declaración: "Quiero aclarar algo sobre la propuesta de hoy. Nuestro objetivo es combatir el comercio y tráfico ilícito de armas de fuego. De ninguna manera pensamos restringir los derechos de los legítimos usuarios de armas que cumplen con la ley y sus reglamentaciones particulares".

De esta manera, Macri afirmó que seguirá estando prohibido algo que ya lo está dado que es ilegal comprar armas en el mercado negro y sin permiso para la tenencia. ¿Esta era su propuesta?

 

Mauricio Macri on Twitter

 

 


Algunas de as críticas de los votantes de Juntos por el Cambio que obligaron a Macri a dar marcha atrás.