Finalmente, luego de varias idas y vueltas, el Gobierno confirmó en la madrugada de este viernes el desembarco formal a las filas libertarias de Federico Sturzenegger. El extitular del Banco Central supo que asumirá en el cargo de Ministro de Desregulación y Transformación del Estado, un área que, tal como indica su nombre, se dedicará a llevar adelante las tareas de “modernización del Estado y la desregulación económica”, según apuntan en el oficialismo, una función similar a la cartera que ocupó Andrés Ibarra durante el gobierno de Cambiemos.

El nombramiento se hizo oficial poco después de la medianoche, cuando fue publicado el decreto presidencial en el Boletín Oficial.

Según supo elDiarioAR, hace varios días que el economista venía reuniéndose con distintos funcionarios del Gobierno para delimitar sus eventuales funciones. Había sido el propio Presidente el que le prometió a Sturzenegger un lugar en el gabinete reestructurado tras la salida de Nicolás Posse y el ascenso de Guillermo Francos, que pasó de encabezar el Ministerio del Interior a llevar las riendas de la Jefatura de Gabinete.

A lo largo de las últimas semanas, en Balcarce 50 no descartaban la posibilidad de que Sturzenegger encabezara una secretaría que dependiera de Presidencia. Sin embargo, primó la opción de crear un ministerio ad hoc para el “coloso”, como define Milei al ideólogo de la ley Bases y del mega-DNU, a quien en más de una oportunidad lo destacó en su tarea. 

Lo cierto es que el ingreso de Sturzenegger al gabinete es una prueba de fuego para el ministro de Economía, Luis Caputo. Los resquemores históricos entre ambos son conocidos. Fue “Toto” quien lo reemplazó en su cargo al frente del Banco Central en 2018 cuando el expresidente Mauricio Macri lo expulsó del Gobierno. Por aquellos años, Sturzenegger le endilgaba a Caputo ser uno de los responsables de haber modificado las metas inflacionarias, en diciembre de 2017, que muchos identifican como el comienzo del fin del plan económico de Cambiemos. Dato de color: Milei fue otro de los mayores críticos de esa jugada.

Desde la asunción misma de Milei al frente de la presidencia, Sturzenegger supo marcar la cancha con su impronta. A pesar de no tener ningún cargo en el Estado, apareció en pantalla hasta en la cadena nacional en la que el presidente anunció el DNU de desregulación económica. Se trataba, sin ir más lejos, de un texto de su autoría, pensado originalmente para un eventual gobierno de Patricia Bullrich y confeccionado a partir del asesoramiento de un grupo de abogados y de aportes que le formularon algunas cámaras empresariales con intereses afines, según reveló en este diario Alejandro Rebossio.

Sin embargo, qué rango y atribuciones otorgarle al área que comandaría Sturzenegger había sido uno de los principales desvelos del asesor presidencial Santiago Caputo. Es que en la mesa chica libertaria no dejaban de ver con desconfianza que quede en manos del economista la política de privatizaciones. Por eso, Caputo se aseguró de ocupar con un hombre de su confianza la estratégica Secretaría de Empresas y Sociedades del Estado. Todo indicaría que allí designará al abogado mendocino Diego Chaher, que tendrá la responsabilidad de definir un plan para las empresas públicas.

Fuente: El Diario AR