La victoria del kirchnerismo en los resultados de las PASO del pasado domingo cayeron como un baldazo de agua fría dentro de los pasillos de Comodoro Py. Y es que durante tres años y medio, la mayoría de los fiscales y jueces federales, especialmente Carlos Stornelli Claudio Bonadio, llevaron adelante causas para intentar incriminar a la ex presidenta Cristina Kirchner y a funcionarios del gobierno anterior. Además de meter en la cárcel a los empresarios y dueños de C5N y Radio 10.

Los temores dentro Comodoro Py son varios. El primero es quién ocupará el cargo de Procurador de la Nación, luego de haber expulsado a Alejandra Gils Carbo. Se espera que Fernández nombre en las primeras horas de su mandato al nuevo Procurador, quien reemplace a Eduardo Casal, encargado de cubrir al “rebelde” Stornelli por no presentarse ante el juez Alejo Ramos Padilla o separarlo de la investigación de la causa de las fotocopias y sus vínculos con Marcelo D’Alessio y la red de espionaje ilegal.

El segundo miedo es quién será el próximo ministro de Justicia. Por ahora no hay nombres pero circula el de Eduardo “Wado” de Pedro, un abogado muy cercano a la ex presidenta y conocedor de los jueces y fiscales federales.

La tercera preocupación es que con la llegada de Fernández a la presidencia, se terminarán las extorsiones y el manejo impúdico del Consejo de la Magistratura, donde en los últimos tiempos cumplió con la función de apretar jueces que “le molestaban”, con su renuncia, el juicio político o el traslado.

Por otro lado, Alberto Fernández es profesor de Derecho, por lo cual sabe de lo que habla en esta materia. Y ya anteriormente se había dirigido a los jueces Claudio Bonadio, Julian Ercolini, Martín Irurzun, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani, advirtiendo que “deberán dar explicaciones por las barrabasadas” que habían escrito en sus sentencias.

Finalmente, el juez Bonadio ya presentó los papeles de su jubilación. Se irá en diciembre y probablemente se “exilie” en la cálidas playas de Miami para asegurarse la no extradición y terminar preso por haber perseguido, extorsionado y encarcelado a funcionarios y empresarios para que delatarán de “supuestos ilícitos” a la ex presidenta.

 

Fuente: Info 135