El sueño de volver a la vida a los dinosaurios no se originó por las famosas películas de Steven Spielberg, Jurassic Park sino en un laboratorio donde varios científicos imaginaron con poder traer a estos gigantes al presente luego de millones de años. 

Por el miedo que genera la sola idea de imaginarse semejantes animales sueltos por las calles de las ciudad, las personas están dividas con este tema. Sobre todo aquellos que defienden que el tiempo de los dinosaurios ya se terminó y que el ciclo de la vida terminó con ellos. 

El doctor Jack Horner creía que la clave para poder recrear a las criaturas prehistóricas yacía en su antigua cadena de ADN pero un estudio posterior sobre la degradación del ADN arruinó su hipótesis. 

Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad de Harvard y Yale que trabajan con el investigador han hecho hincapié en las aves para encontrar la clave. “Así que tenemos que arreglarlos para que luzcan más como un dinosaurio”, explicó con humor a la revista People Horner. 

En increíbles avances, los científicos pudieron hacer evolucionar a la inversa a unos pollos. De esta manera lograron que esas aves muten a criaturas de las cuales descendieron. Y ahora lo que están intentando es colocarle genes de mamut a elefantes para recrear a las extintas bestias. 

El grupo de científicos de Horner está intentando modificar cuatro grandes diferencias que existen entre los dinosaurios y las aves: sus colas, brazos, manos y bocas. “De hecho, las alas y las manos no son tan difíciles, la cola es el proyecto más grande. Por otro lado, hemos sido capaces de hacer algunas cosas recientemente que nos dan esperanza de que no tomará mucho tiempo”, cerró Horner.

 

Fuente: La 100 radios