Un restaurante de Carolina del Sur, Estados Unidos, utilizó muñecos inflables para que el lugar pareciera lleno, a pesar de las regulaciones de distanciamiento social debido al coronavirus. El objetivo es mantener la distancia y el aislamiento.

El martes por la noche se dio la esperada reapertura del restaurante Open Hearth en Taylors, Carolina del Sur. Los dueños le dieron la bienvenida a los comensales y los sentaron junto a un par de muñecas inflables.

 

AFP news agency on Twitter

 

La propietaria Paula Starr Melehes aseguran que querían hacer que el restaurante se viera lo más lleno posible, pero manteniendo las restricciones de distanciamiento social implementadas durante la pandemia. Para eso, compró 10 muñecas inflables (“del tipo G”) a Amazon por alrededor de 140 dólares.

Los muñecos están vestidos para que no se muevan y están sentados en todas las mesas que no serán ocupadas por clientes reales. “En lugar de usar faja amarilla aterradora o sacar las mesas vacías, pensé: ‘Vamos a hacer que este restaurante se vea lleno’. Son muy graciosos y tienen lindas caras. Las mujeres tienen un maquillaje hermoso y las pelucas fueron regalos de diferentes personas”, complementó Melehes.

Lo cierto es que a los comensales les divirtió la idea de los muñecos: algunas se sacaron fotos con ellos y las publicaron en las redes sociales. “Incluso podría besar a una de esas muñecas antes de que termine la noche. Creo que primero tendría que invitarla a tomar un trago. Si ella puede beberla, la voy a comprar”, dijo un cliente de toda la vida.

 

Fuente: La 100 radios