Un joven de 28 mencionó, de forma falsa, que estaba enfermo con el coronavirus haciendo que un vuelo de la compañía de bajo coste canadiense WestJest, entre Toronto y Jamaica, tuviese que regresar al aeropuerto. El único propósito era que el vídeo que grabase se hiciese viral. "Bueno, tenía una cámara conmigo. Estaba buscando la manera de conseguir un vídeo viral. Buscaba que se viralizase en todas las redes sociales", afirmó James Potok al medio canadiense Global News. 

"Me parecía que iba a ser de mal gusto. Lo que hice fue, me levanté y dije: '¿Me puede prestar todo el mundo atención? Justo acabo de volver de la provincia china de Hunan' y eso fue todo". Los hechos sucedieron este pasado lunes en el vuelo 2702 de WestJet con 243 pasajeros a bordo cuando estaba de camino al Aeropuerto Internacional Sangster de la ciudad jamaicana de Montego Bay, y se tuvo que ver interrumpido. 

La aerolínea expresó que tuvo que volver al aeropuerto de Toronto donde esperaban los servicios de emergencia. WestJet subrayó que por precaución la tripulación de cabina siguió todos los protocolos en caso de detectarse una enfermedad contagiosa a bordo. En este sentido, los vuelos 20702 y 2703 tuvieron que ser cancelados por este incidente, pero otros dos vuelos adicionales fueron programados esa misma mañana para cubrir la ruta en ambos sentidos, de ida a Jamaica y de vuelta a Toronto. 

Asimismo, la compañía aérea se ha negado a hacer más declaraciones sobre el incidente, más allá de que está siendo investigado por las autoridades policiales competentes. Una pasajera afectada por este suceso ha expresado que ella, junto con su madre, estaba dormida cuando un hombre a unas ocho filas de asientos se levantó y gritó que "necesitaba" que todo el mundo le  prestase atención. "He regresado de Wuhan, una de las ciudades más importantes de china, y es el epicentro del coronavirus", dijo el joven según las palabras de la pasajera.

"Me encuentro muy, muy mal ahora mismo y creo que podría estar infectado, necesito que todo el mundo se aleje de mí". La afectada asegura que lo repitió un par de veces más hasta que se sentó de nuevo. Además, califica el suceso de "una ridícula farsa" y añade que le frustró disfrutar de un día más de vacaciones. "Mi madre estaba tan preocupada que le preguntó a las azafatas si le podían facilitar una mascarilla". 

La policía regional de Peel, uno de los distritos de Toronto, ha expresado que arrestó a Potok la tarde del lunes en el que ocurrió el incidente. En esta línea, se le acusa de altercado público y fue puesto en libertad. Potok tendrá que acudir a los tribunales el próximo 9 de marzo. Según la policía, una fue pasó el reconocimiento médico al llegar al aeropuerto se consideró que no tenía ningún síntoma. 

Por su parte, James alega que vuela de forma habitual a Jamaica y que en una ocasión anterior hizo un anuncio similar. "Saqué mi teléfono móvil. Hice un vídeo viral y triunfó. Pregunté: '¿Puede todo el mundo atenderme?' Todo el mundo se paró y me miró", dijo. "Dije 'se acaba de publicar el nuevo álbum de Lil Wayne'. No hubo ningún problema, me senté y aterrizamos. Todo el mundo salió del avión, sin ningún problema". 

Cuando fue preguntado por el suceso y el deseo de conseguir un vídeo viral se definió a sí mismo como un artista. "Cualquier publicidad para mí es buena publicidad", dijo. A pesar de esto, Potok afirmó que lo que hizo estuvo "mal". "Me cargué el vuelo de 200 personas, me cargué su vuelo", expresó. "Hay todo tipo de puntos de vista, gente que está contenta, gente que está decepcionada. Pero al final me cargué el vuelo de la gente, pido mil disculpas". 

 

Fuente: El Diario España