Miles de porteños regresaron el lunes por la noche a los parques y espacios públicos de Capital para volver a realizar actividad física al aire libre después de 80 días de cuarentena estricta en la ciudad de Buenos Aires. 

Más allá de que hubo sitios en los que se respetó el distanciamiento social recomendado para evitar la propagación del coronavirus, en muchos otros lugares estuvo lejos de cumplirse, lo que generó preocupación en el Ejecutivo porteño. Ante esta situación, el vicejefe de gobierno Diego Santilli, admitió que lo ocurrido “no es lo deseado”.

“Tuvimos un poco más de aglomeración en seis parques, entre ellos Chacabuco, Centenario, Rosedal y Plaza Arenales”, indicó el funcionario en declaraciones a TN.

Ante ese motivo, Santilli detalló que este martes se reunirá con Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño, para analizar posibles modificaciones a la habilitación anunciada el jueves último.

Uno de los puntos que podría modificarse tiene que ver con el horario de 20 a 8 que se instauró originalmente para realizar caminatas o correr al aire libre. “Tal vez haya que bajarlo un poquito. Uno empieza a mirar que 18.30 la Ciudad se empieza a vaciar. Quizá podríamos adelantarlo“, evaluó Santilli.

Por otro lado, el vicejefe de Gobierno también expresó que “es muy difícil hacer estimaciones” sobre el futuro de la cuarentena en Capital e instó a todos los porteños a cuidarse para ver “cómo avanza la curva”. “Estamos en un promedio de 400 casos diarios, pero eso no implica que mañana no podamos tener más casos”, apuntó.

Además, evito arriesgar una fecha de finalización del aislamiento y aseguró que “los porteños tienen que estar preparados para una cuarentena con sumatoria de actividades”.

 

Fuente: Crónica