Otro escándalo se sumó a la complicada estadía en el penal de Dolores de los diez rugbiers detenidos por el homicidio de Fernando Báez Sosa (19). Al cruce verbal que habrían mantenido con guardiacárceles, se suman ciertos pedidos a sus familiares.

Según confirmó la conductora Sandra Borghi en "Nosotros a la mañana" (El Trece), los jóvenes solicitaron una PlayStation 4 y un aire acondicionado portatil para hacer frente al calor que hace en la cárcel.

"Ya les dieron una ducha a estos pibes porque tienen visitas. Cuando salieron, les pusieron una manta para que los otros reclusos no los vean, así que están con un trato VIP. Como si estuvieran en sus casas", expusieron trabajadores del penal en un audio de WhatsApp.

Por su parte, uno de los rugbiers le habría dicho a un guardiacárcel: "Vos trabajás para mí, yo te pago el sueldo. Hacé lo que yo te digo porque sos mi empleado. Nos tienen como negros de m... en este lugar, no nos respetan, no nos dan los derechos que tenemos. Nos tratan como ratas y nos quieren matar".

Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19 ) fueron acusados como coautores de homicidio premeditado por el concurso de dos o más personas, mientras que Lucas (18) y Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20), Juan Pedro Guarino (19), Enzo Comelli (19), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20) son considerados "partícipes necesarios".

En tanto, el remero Pablo Ventura (21), detenido en Zárate como partícipe del homicidio y liberado cuatro días después por falta de pruebas, ya fue sobreseído por orden del juez de Garantías David Mancinelli, por lo que quedó desvinculado de la causa.

 

Fuente: Los Andes