Hay una realidad: los números no convencen en la quinta de Olivos. Alberto Fernández no se mueve de allí, pero en constante comunicación con especialistas y mandatarios (sobre todo Axel Kicillof y Horario Rodríguez Larreta), analiza cómo seguir después del domingo, día que vence la actual extensión del aislamiento social preventivo y obligatorio. Las medidas se restringirán y los controles aumentarán en el transporte público. Mañana, reunión clave, y el viernes sería el día del anuncio.

Con sumo hermetismo, el Ejecutivo nacional ya tiene un plan: cuarentena estricta por dos semanas. La decisión la terminará de tomar Fernández mañana, tras el encuentro con Kicillof y Larreta. Los mandatarios se comprometieron a llevar los últimos números de las camas ocupadas, y analizar en conjunto los índices de contagio. Hoy son cifras que asustan.

La discusión pasa por los negocios que continuarán abiertos. Desde la ciudad buscan no volver a bajar persianas, ya que los números porteños no alarman a las autoridades. Sí buscarán aumentar los controles y seguir con la prevención, así como también con los cuidados en los locales.

Los negocios que hoy funcionan son los de cercanía. La gestión de Larreta señala que, según la entidad Fecoba, el 80% de los comercios de barrios es atendido por personal de la misma zona, por lo que no se utiliza el transporte público.

En esa línea, el AMBA contabilizó, el último viernes, alrededor de 1.500.000 pasajeros entre micros, autos y trenes. El número significa una reducción del 4% en relación al viernes anterior.

De todas maneras, el cambio más drástico será en el transporte. Si bien no será suspendido, habrá una fuerte restricción en los colectivos interurbanos. También se multiplicarán los retenes de control en los puntos críticos. Y buscando una mayor restricción, desde el lunes habrá que reservar lugar para viajar (de 6 a 10) en el tren Sarmiento.

Otro de los rubros que permanecería intacto son los bancos. La cuarentena estricta sería por dos semanas para evitar saturar el sistema sanitario, porque la curva ascendente preocupa a las máximas autoridades. A la ocupación de camas de terapia intensiva se suma la saturación en las ambulancias.

En Capital Federal, las reuniones diarias de los ministros tendrán mañana, antes del encuentro entre Larreta y Fernández, el informe final que le acercarán los funcionarios al jefe de gobierno.

En provincia, Kicillof se reunió ayer, mediante videoconferencia, con el comité de expertos. El gobernador estuvo acompañado por Daniel Gollán, ministro de Salud. "Estamos teniendo un crecimiento clarísimo de los contagios y de la utilización de los recursos sanitarios. Estamos de acuerdo, junto al gobierno nacional y de la ciudad de Buenos Aires, en que si esto se sostiene tendremos que avanzar hacia un aislamiento más rígido", explicó Kicillof.

Los expertos coincidieron en la necesidad de avanzar hacia medidas más restrictivas para frenar la movilidad en el área metropolitana, y de seguir generando conciencia colectiva con información clara sobre la necesidad de cumplir estrictamente con las normas de aislamiento y distanciamiento social.

 

Fuente: Crónica