Ricardo Ignacio Baladía es el nombre del escribano detenido al ser encontrado 'descartando' el cuerpo descuartizado de un hombre en el río Luján.

El escribano está acusado de matar a su jardinero. Según confirmaron los forenses que realizaron la autopsia a los restos encontrados,  la muerte de la víctima fue producto de una herida de arma blanca de un solo filo a la altura del tórax que afectó corazón y vasos vitales.

Por otra parte, el informe de los peritos determinó que se desmembró el cuerpo con un hacha o una sierra luego de concretarse el asesinato.

Entre los objetos del acusado se encontró una sierra que podría ser la herramienta con la que se realizó el desmembramiento.

Las conclusiones de los forenses fueron contundentes: a los expertos les llamó la atención la cantidad de lesiones post mortem detectadas y consideraron el hecho como una obra "morbosa", que demuestra "odio" y que es producto de "una mente perturbada".

Extraoficialmente y al momento de ser detenido, Baladía afirmó varias versiones contradictorias. En un primer momento sostuvo dijo que la víctima era una mujer. Luego afirmó que se trataba de un hombre cuyo DNI tenía en una billetera encontrada en su auto al que había asesinado a balazos porque lo encontró robando.

Tras determinarse la forma en que se dio el asesinato, la Justicia investiga cuál era el vínculo entre Miguel Pereyra -la presunta víctima- y el escribano detenido. Por el momento las versiones indican que Pereyra trabajaba como jardinero en su escribanía.

Un dato llamativo surgió en las últimas horas en la investigación: el motivo por el cual Baladía eligió Luján para deshacerse del cuerpo sería porque el escribano estuvo internado dos años en la clínica de salud mental Hogar San Juan de Dios de esa localidad.

 

 

Fuente: Infoveloz.com