Este martes arrancó con el paro convocado por la UTA disidente que afecta a 52 líneas de colectivos que transitan por el conurbano bonaerense y Capital Federal. La medida se lleva a cabo en medio de la interna gremial del sector y luego del episodio violento en el que participaron en diciembre en la sede del sindicato.

La huelga es por 24 horas convocada por el sector de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que encabeza Miguel Ángel Bustinduy. La agrupación opositora a líder del gremio, Roberto Fernández, se denomina “Juan Manuel Palacios” y exige un aumento salarial y mejores condiciones laborales.

Las líneas afectadas son: 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177, 188, 256, 263, 271, 299, 370 373, 384, 385, 388, 403, 405, 421, 429, 435, 540 y 543.

En tanto, la conducción de la UTA acordó ayer con las autoridades del Ministerio de Trabajo y las cámaras empresarias una suba de sueldos de 18,3%. Además, se realizará el pago de las diferencias salariales derivadas de la determinación de los salarios de enero para el 14 de este mes y  serán abonadas en dos cuotas iguales el 26 de febrero y el 30 de marzo próximo.

También se le sumaron las tres cuotas de la suma fija de $4.000 otorgada por decreto por el Gobierno que serán percibidas el 17 de febrero, el 17 de marzo y el 17 de abril próximo, por lo que en total representa una mejora salarial del 18,3 por ciento.

El sector de Bustinduy lleva a cabo la medida de fuerza luego de que a mediados de diciembre protagonizara una escandalosa toma en la sede de la UTA en Balvanera. Allí el hecho se produjo mediante destrozos y robo de elementos del sindicato.

 

 

Fuente: Infocielo