La diputada nacional Graciela Camaño, integrante de la coalición que responde a Roberto Lavagna, presentó un proyecto de ley para derogar el polémico derecho firmado por Mauricio Macri que en 2016 habilitó el ingreso a familares de funcionarios al blanqueo de capitales, algo que la ley del congreso prohibía expresamente.

El proyecto consta de un solo artículo: “Dejar sin efecto el artículo 6 del decreto 1206/2016 por resultar nulo de nulidad absoluta e insanable por contravenir normas y principios básicos de orden público constitucional”.

En los argumentos del proyecto se explica que “que resulta reprochable y reprobable el modo en que el Poder Ejecutivo-a través del mentado artículo 6 – ha violentado flagrantemente la voluntad del legislador al disponer que podrían adherir al sinceramiento familiares de funcionarios quienes taxativamente habían sido excluidos por el artículo 83 de la ley de marras, alterando sin más la letra y el espíritu de esta última, situación que consagró así una mutación ilegitima de la potestad constitucional que le asiste al Poder Ejecutivo, no tan solo para legislar en general, sino más aún para hacerlo en forma exclusiva y excluyente en la materia”.

A finales de 2016, el tema había generado una dura polémica al interior de Cambiemos, la alianza gobernante, ante el firme rechazo que había manifestado Elisa Carrió, una de las socias fundadoras, que se había manifestado a favor de evitar “acuerdos de impunidad”.

Camaño sostiene además que “desde que se dispuso este acto de suma gravedad institucional han pasado cuatro años. Lo cierto es que hoy, conforme a la composición de las Cámaras, es posible enmendar este atropello”.

Con estas palabras, la diputada bonaerense deslizó su confianza en que el rechazo a la disposición firmada por Macri logrará aglutinar el rechazo no solo del Frente de Todos sino el del resto de los aliados, con la posibilidad de generar incluso un enfrentamiento interno en Juntos por el Cambio entre los duros que podrían “bancar” la disposición y los que ya tomaron distancia del ex presidente y no estarían dispuestos a dar el visto bueno.

En aquellos días la oposición alertaba que el ex presidente podía estar favoreciendo a su propio padre, Franco Macri, fallecido en marzo de 2019.  “Blanquear es amnistiar. Y Macri está amnistiando a su padre”, dijo Felipe Solá, actual canciller y ex diputado del Frente Renovador, quien sumó una denuncia penal a la que ya había presentado el kirchnerismo.

 

Fuente: Info 135