El móvil policial que trasladó a Cristian Pity Álvarez (46) salió a las 12.40 de la comisaría 52° de Villa Lugano para llegar hasta la Unidad 28° de los Tribunales de Talcahuano al 600, donde lo esperaba el juez Martín Yadarola. Finalmente, y a pesar de haber confesado el homicidio ante la prensa, el cantante se negó a declarar y no ratificó sus dichos. 

Al líder de "Viejas Locas" se lo acusa de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" por el crimen de Cristian Díaz (36), un ex vecino del barrio Samoré, asesinado de cuatro balazos. 

"Lo maté porque era él o yo". Con esa frase descarnada, el músico confesó el homicidio ante los medios que lo esperaban este viernes a la madrugada en la comisaría 52, donde se entregó.

"Yo disparé, sino me iba a matar él: cualquiera en mi barrio haría lo mismo", agregó Álvarez, quien contó que pasó las horas posteriores al crimen -y luego de ir a un boliche de Ramos Mejía- "en casa de unos amigos".

 

Fuente: Clarín