Los científicos afirmaron que el covid-19 evolucionará para seguir contagiando de forma más leve pero que aún falta mucho tiempo para que se transforme en un virus respiratorio como la gripe común.

“Probablemente, veremos una evolución del virus”, comenta Beatriz Mothe, especialista del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol en Badalona, España.

E indicó que “el virus se irá adaptando”.

La comunidad científica coincide en indicar que el SARS-CoV-2 se convertirá en un virus respiratorio endémico, como ya lo es, por ejemplo, la gripe estacional.

Según los expertos, el coronavirus seguirá entre nosotros porque la vacunación no va a poder eliminar por completo el SARS-CoV-2. Lo más seguro es que el virus evolucione para seguir contagiando de forma más leve, aunque “sin matar al huésped”.

Al mismo tiempo, explicaron que los virus necesitan un huésped como los humanos para replicarse y sobrevivir, por lo que su lógica evolutiva no es la de matar al huésped, sino la de continuar infectando para reproducirse en él.

Según Sonia Zúñiga, viróloga del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CNB-CSIC): “Este virus vino para quedarse, vamos a seguir conviviendo con él”.

De hecho, un artículo publicado en la revista ‘Nature’ agregaba otros argumentos que respaldan la tesis de que el coronavirus no desaparecerá de nuestras vidas.

Al respecto, los expertos consideran también que algunos de los factores que pueden reforzar la circulación del SARS-CoV-2 en el planeta son las reticencias de algunas personas a vacunarse. Por eso, remarcan la importancia de que tras vacunarse se sigan manteniendo las medidas de protección: barbijo, higiene, ventilación y limitación de las interacciones sociales.

Además, los expertos señalan que el final de la fase aguda de la pandemia llegará con la generalización de la vacunación, que debe extenderse a todo el mundo. Según el Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Duke, Estados Unidos, hay estudios que calculan que esto no sucederá hasta 2024 por la distribución desigual de dosis.

A partir de entonces, según la hipótesis de una proyección publicada a principios de este 2021, en la revista Science, el virus circularía menos y causaría síntomas menos graves.

 

 

 

Fuente: TN.com.ar