El joven Jorge Bustamante que desapareció el miércoles a la madrugada en Tandil continua desaparecido.

Los únicos rastros que tiene la Policía son la documentación del chico, que encontraron tirada en la calle y su auto, que hallaron parcialmente quemado. 

"Hagan hasta lo imposible para que aparezca", exigio a las autoridades su hermano Agustín.

"Lo único que les pido, si ustedes no quieren ayudar, es que hagan hasta lo imposible porque hace tres días que no está Jorge. Si alguien tiene alguna pista, que se comunique con la Policía", agregó.

Su hermano contó que la última vez que lo vio en la madrugada del 24.

"Él ya estaba acostado, yo iba salir y me dijo: 'Mañana jugás una semifinal, portate bien y cuidate'. En media hora vuelvo, le dije", relató.

Efectivamente regresó casi a la hora, pero el chico ya no estaba. Su hermano señaló que lo primero que pensaron fue que se había ido con una chica.

El día siguiente la Policía y los bomberos encontraron su vehículo. "Los efectivos no fueron capaces de informarnos que habían encontrado el auto. Ellos sabían de quién era porque estaban los papeles. Nunca entendí por qué nunca nos dieron esa información, perdimos un día entero buscando", afirmó Agustín.

Ezequiel, el otro hermano del chico desaparecido, fue el último en verlo. Su familia señaló que la madrugada del miércoles ambos veían películas, cada uno en sus celular. "Cerca de la 1 Ezequiel le pidió que pusiera su teléfono a cargar. Él se levantó, lo enchufó y se fue. Cinco minutos después llamó a mi mamá, pero ella no respondió", recordó Agustín Y agregó: "De la puerta de mi casa al auto tenes 20 metros. Pudo haber pasado de todo en ese trayecto".

Por otro lado, dijo que la noche del 25 Ezequiel recibó una llamada de un número privado y tampoco llegó a atender. Su familia cree que era Jorge, o "las personas que lo tienen".

El Fiat Palio del joven fue encontrado el miércoles, estacionado en la intersección de las calles Azucena y Falkner en Tandil. Los bomberos fueron al lugar porque estaba en llamas. Tras lograr apagar el fuego, peritos de la Policía Científica detectaron manchas de color rojizas en el interior. La pericia confirmó que son de sangre humana, pero aún no se saben de quién. Los documentos estaban a unas cuadras de distancia, en la intersección de Navarro y Santa Cruz.

Este sábado 27 de octubre la búsqueda se centraba en el ex centro clandestino de detención "La Huerta", ubicado a unos metros de la Ruta Provincial 226, camino a la Base Aérea Militar de Tandil.

Se está realizando un rastrillaje con perros, que comenzó en la entrada al predio de acceso público y seguirán buscando en todo el terreno y también en campos linderos.

 

Fuente: Diario Veloz