Las cifras relacionadas con los asesinatos de mujeres durante el año 2018 traen preocupación. A 4 años del primer "Ni una menos", durante el año pasado se registraron 278 víctimas fatales por crímenes relacionados con la violencia de género. 255 fueron víctimas directas de femicidios, de los cuales cuatro fueron mujeres trans. El 83% de las víctimas tenía relación directa con sus atacantes. Más de la mitad de los asesinatos fueron cometidos por parejas o ex parejas, y un 15% por familiares.

Si se comparan estos datos con el informe elaborado por la Oficina de la Mujer en el año 2017, se registra un aumento del 10,7% en las víctimas fatales resultado de la violencia machista. A cuatro años de la primera movilización del "Ni una menos", los números están aumentando.

La actualización anual del Informe de Femicidios en Argentina, publicado por la Corte Suprema de Justicia, detalló que las principales víctimas directas de femicidios fueron mujeres jóvenes, de entre 25 y 34 años. Luego, sigue el grupo de entre 35 y 44 años y, en tercer lugar, aquellas de 45 y 59 años.

"El Ni Una Menos representa un hito en la historia. Cosechó una siembra que situó a las mujeres en la calle. Un nuevo actor político al cual se le presta atención, que fue creciendo con el debate sobre la legalización del aborto. Eso incorporó un volumen de jóvenes, las hijas del Ni Una Menos, en un montón de lugares dentro de una consigna en donde el aborto legal es necesario para que dejen de morir mujeres", expresó Ingrid Beck, periodista e impulsora del movimiento desde la primera movilización.

"El Estado avanzó poco en estos últimos años. Hay una demanda de políticas públicas a favor de las mujeres que no se está dando. A la vez no tengo dudas de que existen consensos sociales que se van unificando. Hoy el femicidio es condenable. En los medios se dejó de hablar de crímenes pasionales y se los trata como lo que son: femicidios. Los cambios culturales son lentos, pero hay un repliegue. Como el acoso callejero. Cuestiones que todos saben que no van más", indicó.

El verano de 2015 tuvo como protagonista el brutal crimen de Lola Chomnalez, adolescente argentina de 15 años asesinada en un balneario uruguayo. En mayo del mismo año, mientras se descubrían detalles escalofriantes del asesinato de Ángeles Rawson, ocurrió el femicidio de Chiara Pérez, la joven de 14 años asesinada por su novio, quien luego la enterró en el patio de la vivienda de sus abuelos en Santa Fe.

El informe completó que en 31 casos fatales, las mujeres habían obtenido medidas judiciales de protección contra la persona que terminó asesinándolas. 24 de esas medidas se encontraban vigentes, el resto vencidas. También se contabilizaron 41 denuncias previas.

 

El informe completo del Registro Nacional de Femicidios

Fuente: Infobae