Bianca está firme, sentada en la puerta del negocio que tenía su dueña Eugenia, la espera, pero no sabe que la mujer murió hace algunas semanas y ya no va a volver al comercio.

La señora tenía una librería y era muy querida, no solo por su perra, los vecinos de la localidad mendocina de Tunuyán, la recuerda y por eso Nerina Irrutia decidió homenajear el vínculo entre la mujer y su mascota contando la historia.

"Eugenia tenía una librería al lado de mi negocio, sin dudas una de las personas más buenas y lindas que conocí. Hace unos días falleció y miren cómo su perrita la sigue esperando", escribió la joven en su cuenta de Twitter, mostrando las fotos de Bianca en la puerta del negocio.

 

Según describió Nerina, Eugenia Franco murió de un paro cardiorespiratorio, a los 80 años y desde esa misma mañana, los vecinos vieron como la perra la extraña, y desde el 18 de septiembre no se mueve del lugar mirando hacia la esquina por donde solía aparecer su dueña.

"Mira para ese lado porque Eugenia vivía en esa dirección y siempre llegaba por ahí. Verla hoy haciendo lo mismo que hace una semana es muy triste", aseguró Nerina a Infobae.

Un sobrino de Eugenia confirmó que ellos la van a cuidar a Bianca, además de continuar con el negocio de su tía.

"Todos la estamos cuidando porque Bianca es una perra viejita que se crió en la calle y que Eugenia adoptó", agregó Nerina. Además, explicó que la mascota estaba acostumbrada a esperar a Eugenia en la puerta de la casa y quedarse con ella todo el día".

 

 

Fuente: Eldocetv.com