Dos jóvenes fueron víctimas de un ataque homofóbico mientras compartían una tarde en la plaza, a plena luz del día y a la vista de todos. Brian y Ariel disfrutaban de una tarde soleada cuando un hombre los persiguió y atacó con un látigo por ser gays.

"No tienen que estar acá haciendo eso. Son unos desubicados, no tienen derecho", les gritó. Después, los persiguió y les pegó con "un látigo trenzado de paja con la punta metálica", según describieron en la denuncia policial que efectuaron inmediatamente.

"Nos atacó a mi pareja y a mí por ser homosexuales. Parecía una situación del siglo pasado", explicó Brian, y profundizó: "Estaba sentado con Ariel en un banco, mientras vimos que en la vereda de enfrente había una familia despidiendo a un nene, que aparentemente era el sobrino del hombre que nos agredió. Él estaba con una camioneta tipo motorhome, una Fiat Ducato blanca. En un momento se subió y se fue. Pero unos minutos después lo vimos acercarse otra vez, caminando, con el látigo en la mano".

"Creo que fue premeditado", explicó. Tras detallar que logró detener al atacante con una maniobra que realizó con sus brazos, aunque no logró retenerlo, contó: "Yo por suerte pude hacerlo, mi pareja se quedó inmóvil, no supo cómo reaccionar y recibió los golpes del hombre".

 

 

Por las heridas sufridas, ambos debieron ser atendidos por el SAME. "Por suerte estoy bien. A mí no llegó a golpearme de lleno. Sí tengo lastimadas las rodillas, pero sacando eso estoy bien", describió.

 

Fuente: El Destape